Decepción en Río

Decepción —y muchas protestas— en la segunda “Cumbre de la Tierra”. La Conferencia de Río+20 acaba con un acuerdo de mínimos, menor incluso de lo esperado.  Iban a ser tres días hablando de “desarrollo sostenible” pero los 190 países que han acudido (entre ellos España) no han logrado ningún avance importante.

Parece que ni siquiera saldrán adelante temas aparentemente encarrilados, como la constitución de la Agencia de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Hasta el secretario general de la ONU, que se felicitó por el texto previo pactado el martes por los delegados internacionales, ha reconocido que las negociaciones “no están a la altura”. Y eso que ese texto ni siquiera contemplaba metas concretas. Sí marcaba la erradicación de la pobreza como una de las prioridades. Y hablaba de conservar el agua potable, luchar contra la deforestación y apostar por la seguridad alimentaria, la salud y la educación.

Ni el poético llamamiento por la conservación de la Tierra llegado desde la Estación Espacial Internacional al inicio de la cumbre ha conmovido a los líderes mundiales, que parecen más preocupados por resolver la crisis económica que la medioambiental. En fín, que en Río se ha discutido más de “economía verde” que de “desarrollo sostenible”, su lema inicial. Los grandes países y corporaciones hablan de una economía más limpia, pero que ante todo siga creciendo.

Los ecologistas desconfían, creen que el crecimiento entendido como hasta ahora no es sostenible. Y piden actuar desde ya pensando en el planeta… tras décadas de compromisos laxos.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: