Elecciones en Guatemala: participación y cambio

Los sondeos al final se han cumplido y —pese a que los primeros escrutinios daban la victoria al ex-militar Otto Pérez Molina— el socialdemócrata Álvaro Colom ha logrado un 5% más de votos… aunque no podrá evitar la segunda vuelta, el 4 de noviembre. La decepción quizás ha sido el mal papel de la mítica Rigoberta Menchú. Todo, tras una convulsa campaña electoral…

ACTUALIZACIÓN:
Tras ganar la segunda vuelta, Álvaro Colom ha roto con 50 años de Gobiernos conservadores.

La jornada ha sido tranquila, mucho más de lo que se esperaba, después de una campaña marcada por la violencia: medio centenar de muertos entre candidatos, políticos y familiares en cuatro meses.

Ha sido gracias —sobre todo— a casi 20.000 policías, 11.000 soldados… y a los observadores de la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos. Lo que no han podido evitar es que el cruce de acusaciones entre los dos principales candidatos haya seguido hasta última hora.

El favorito de las encuestas, el socialdemócrata Álvaro Colom, ha apostado durante toda la campaña por la seguridad y el empleo. Y ha acusado a la derecha de intentar manipular al electorado mediante el miedo.

Su principal oponente —el general retirado Otto Pérez Molina, del Partido Patriota— le ha respondido resaltando su vocación democrática.

Pese a la crispación, los guatemaltecos han acudido a votar en masa, capeando el temporal…. político y meteorológico, pues el tiempo no ha acompañado en muchas zonas del país.

Quizá la sorpresa de estos comicios la haya dado la carismática líder Rigoberta Menchu. Aspiraba a representar a la población indígena de este país, el 42 por ciento, pero se ha quedado fuera.  Según todas las encuestas, lograría apenas el 3% de los votos.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: