Ahmadineyad cierra el grifo

Francia y Reino Unido han dejado de recibir petróleo desde Irán. Es la primera respuesta del Gobierno iraní a las sanciones europeas por su programa nuclear. En el punto de mira también están otros cinco países de la Unión Europea. Entre ellos España, que recibe de Irán casi el 20% del crudo que consume.

La decisión de Teherán es —sobre todo— un golpe de efecto, una demostración de poder en el pulso con Occidente por su carrera nuclear. Irán sabe, dicen los expertos, que el impacto real de la decisión de la Unión Europea de no importar más crudo iraní a partir de julio es relativo: el 80% de sus clientes están desde hace tiempo lejos de Europa, en Asia.

Ahmadineyad quiere ahora endurecer las condiciones de los contratos que tiene con españoles, italianos, griegos, holandeses y portugueses.

About these ads
Etiquetado , , , , , , , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: